Guía de los diamantes


El diamante es una piedra para la eternidad, no es casualidad que sean tan comunes en los anillos de compromiso y que sea una piedra que se regala en ocasiones y a personas especiales. En la gran mayoría de las culturas, el diamante simboliza lo eterno o lo infinito. Esto está relacionado porque es uno de los materiales más fuertes, resistentes y sólidos que existen en todo nuestro planeta.


Elegir un diamante puede parecer una tarea compleja, habiendo tanta variedad y modelos es difícil saber cuál es el adecuado para ti. Es por eso que en GIMAU te compartimos una guía sobre cómo evaluar un diamante.


Al momento de valorar un diamante hay varios aspectos que se deben tomar en cuenta, la forma más popular es la “4C”, siglas en inglés de Carat (Peso), Colour (Color), Clarity (Pureza) y Cut (Talla o Corte).



Color

¿Sabías que es muy raro encontrar un diamante que no tenga ningún color? De hecho, los diamantes se encuentran en casi cualquier color natural, incluidos gris, blanco, amarillo, verde, marrón y rosa. El diamante incoloro es el más raro y por lo tanto, el más caro. Parte de la valoración de los diamantes está determinada por la ausencia de color y solo los profesionales de clasificación certificados deben determinar el grado de color de un diamante. Este elemento es importante ya que el tono del engaste de un anillo puede afectar la apariencia del color del diamante.


Claridad

La claridad del diamante es la evaluación de pequeñas imperfecciones en la superficie y dentro de la piedra. Los defectos superficiales se denominan imperfecciones, mientras que los defectos internos se conocen como inclusiones. En la mayoría de los casos, la belleza de un diamante no se ve afectada de ninguna manera, ya que la mayoría de las inclusiones no se pueden ver a simple vista. Al referirse a las inclusiones, los gemólogos suelen utilizar el término "características internas" en lugar de defectos. Las características internas son las que dan carácter a un diamante natural. También es importante tener en cuenta que los diamantes con la menor cantidad de inclusiones y las más pequeñas reciben los grados de claridad más altos y etiquetas de precio más altas para reflejar eso.

Recuerda, todos los diamantes son únicos, no perfectos. Se fabrican bajo tierra a través de una enorme presión y calor. Las inclusiones e imperfecciones naturales son inevitables.


Corte

Es el elemento más importante de las 4C, ¿Alguna vez has notado cuántas superficies tiene un diamante? El corte de un diamante se refiere a qué tan bien proporcionadas son las dimensiones de un diamante y cómo se acomodan estas superficies para crear el brillo, la forma en que el diamante interactúa con la luz. Los fundamentos que lo determinan son la simetría, las dimensiones y el pulido. Estos pequeños, pero esenciales, factores determinan la belleza y el precio del diamante.