Cuando la plata se convierte en arte

Actualizado: 29 sept 2021

En la antigüedad la plata era de uso común, pues la usaban mayormente para la economía desde el imperio greco-romano. Después que cayó su poderío, las técnicas continuaron con el dominio bizantino. De esta manera la plata seguía en la vida cotidiana de las personas, y aún hay pruebas de ello.


La orfebrería se relaciona con lo anterior, porque consistía en hacer piezas artísticas con metales preciosos, estuvo influenciada por el Renacimiento, esto se congregó en Roma, Florencia y Venecia. Este movimiento se caracterizaba por resistirse a los fundamentos del conocimiento medieval y asombro por los griegos y romanos.

Para determinar el valor de un objeto antiguo hecho de plata, se estimaba en torno a que tantos detalles tiene, las técnicas utilizadas para su elaboración, habilidades del artista encargado, el tiempo que tardó en realizarla, esfuerzo. Esto daba como resultado la calidad.


No por ser una pieza grande significa que su valor es más elevado, como se mencionó, los detalles cuentan demasiado, el precio aumenta por el tipo de procesos. Entre otros aspectos, el estado en que se encuentre es muy relevante, las piezas de plata no deben estar dañadas ni reparadas. La singularidad es un elemento más, el coleccionista busca que su objeto sea único, diferente a los que hay en el mercado.

La antigüedad y la rareza es muy importante en una pieza de plata. Por ejemplo: un busto fabricado en Ámsterdam en 1834, se vendió en una subasta por 1210 €. Otro ejemplo de ello es un tesoro vikingo hallado en la Isla de Man, entre los objetos encontrados estaba un gran broche de plata, se cree que los artículos fueron enterrados en el año 950.


El origen, es decir a quién perteneció, es un valor agregado que vale la pena resaltar. Thomas Germain, un platero francés del Rococó, elaboró una sopera de plata para el rey Luis XV de Francia, solo por la procedencia, en 1996 se vendió por más de 8 millones de euros.

Los contrastes para una pieza de la edad antigua son fundamentales, estos se refieren a la identificación de origen, garantía. Cada lugar establece sus propias distinciones, tal como el sello de la ciudad, ubicación, letras, el distintivo del fabricantes, es decir, algún tipo de firma. Desde la antigüedad se ha usado el oro, plata y otros metales preciosos para crear joyería, objetos, entre otros. Principalmente creados para reyes, emperadores, presidentes, zares, etcétera.