Los Cristos de caña

Actualizado: 12 jul 2021


Subasta 15 de Julio

Lote 29



La cultura mexicana es muy rica en sus tradiciones, es el resultado de una mezcla étnica entre diferentes civilizaciones y hay objetos que lo atestiguan.


En este blog te compartimos una historia sobre una tradición que data desde los tiempos de la colonización, cuando las costumbres indígenas y españolas apenas se entremezclaban para dar forma a lo que más adelante sería nuestra cultura.


En el tiempo de la conquista, los españoles impusieron diferentes órdenes para evangelizar a los indígenas, la primera de ellas fueron los franciscanos, posteriormente llegaron los dominicos, agustinos, etc. Todos ellos tenían como objetivo convertir a los indígenas paganos en cristianos ya que la religión es una forma de controlar muchos aspectos de la sociedad como la moral, los valores, las creencias y prácticamente la noción de qué está bien y qué está mal. En cuanto a la política, anteriormente se creía que los monarcas estaban en esa posición porque Dios les había dado ese poder. Igualmente la religión influía en la economía, gran parte de los recursos iban destinados a la iglesia. Así que la evangelización fue una manera de moldear a los pueblos indígenas a favor de la corona española.


Sin embargo, en este proceso se lograron rescatar muchas de las costumbres, algunas de ellas disfrazadas de la nueva religión. Una de ellas fueron los cristos elaborados en caña de maíz, figuras religiosas hechas como los dioses hispánicos. Este material era conocido como “la pasta de Michoacán”, un material muy resistente y ligero que antes de la conquista era utilizado ya que podían transportar las figuras de los dioses a los campos de batalla debido a que para ellos no eran los hombres los que ganaban las guerras, sino los dioses eran quienes lo decidían.


No se tiene tanto conocimiento sobre la elaboración de este material, de hecho los cronistas de los siglos XVI y XVII sólo documentaron la originalidad del material y sus cualidades, más que de la técnica en sí, aplicada ahora a la escultura cristiana.

“Cogen la caña y le sacan el corazón y moliéndolo se hace una pasta con engrudo que ellos llaman tatzingueni, tan excelente hacen con ella las primorosas hechuras de Cristos de Michoacán”, atestigua La Rea.


Sin duda los cristos de caña son una de las primeras expresiones del arte mestizo y la aleación del viejo y del nuevo mundo. El material y la técnica son de origen indigena, pero la imagen es de origen europeo.