México, el país más surrealista